Investigación

Inclusión digital para el aprendizaje profundo

Inclusión digital para el aprendizaje profundo

Los investigadores Andrea Tejera y José Ignacio Porras analizaron el desarrollo del proyecto Redes e Inclusión Digital, que fue seleccionado para su financiación por ANII y Fundación Ceibal.

Fecha: 14/11/2019

El proyecto Redes e Inclusión Digital –presentado por el Instituto de Educación de la Universidad ORT Uruguay– fue seleccionado para su financiación por el Fondo Sectorial de Educación de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación y la Fundación Ceibal, en diciembre de 2018.

En la fase inicial de implementación del proyecto, la Mag. Andrea Tejera, responsable científica, y el Dr. José Ignacio Porras, consultor del proyecto, contaron de qué se trata, cómo ha sido el trabajo y cuáles son los desafíos que se plantean de cara a la finalización de la investigación.

¿Qué es Redes e Inclusión Digital?

“Uruguay es un país que ha avanzado muchísimo en lo que respecta a la inclusión digital”, aseguró la Mag. Andrea Tejera. La razón, explicó, está en que el Plan Ceibal ha desarrollado un “ambiente propicio” para dicha inclusión, al impulsar los elementos centrales que los ecosistemas digitales precisan. Por ejemplo, infraestructura, plataformas, servicios, contenidos o aplicaciones.

El proyecto Redes e Inclusión Digital parte de la inclusión digital universal, promovida por el Plan Ceibal en el sistema educativo uruguayo. Es que el fondo en el cual fue seleccionado el proyecto es para financiar investigaciones que aporten datos originales sobre aspectos sociales o educativos del Plan Ceibal.

En ese marco, para Tejera, los centros de formación son vitales: “En ellos transcurre la educación de los futuros docentes, por tanto, es de esperar que los modelos y las buenas prácticas se utilicen durante el desempeño profesional”.

Por todo ello, se propusieron identificar y caracterizar a las instituciones educativas de formación docente en Uruguay y Chile, que recurren a la inclusión digital como medio para conformar comunidades, desarrollar innovaciones y favorecer el aprendizaje profundo.

Para lograrlo, optaron por utilizar el método comparativo de casos y combinar técnicas cualitativas y cuantitativas, como ser las encuestas en línea, las entrevistas semiestructuradas, así como los grupos focales.

Un proyecto, dos países

Redes e Inclusión Digital es un proyecto del Instituto de Educación de la Universidad ORT Uruguay, llevado adelante en conjunto con ARS Chile: una consultora chilena, especializada en el análisis de redes sociales.

“Un proyecto que involucra a equipos de dos países puede resultar un desafío interesante pero, fundamentalmente, representa una riqueza muy importante en lo que hace al trabajo colaborativo para generar conocimiento”, reconoció Tejera.

Uruguay y Chile tienen similitudes en algunos procesos vinculados al desarrollo digital en el ámbito educativo, de acuerdo a lo que expresó la investigadora, pero también existen diferencias.

El Dr. José Ignacio Porras, quien es director de la consultora ARSChile y consultor del proyecto, coincidió. “Encontramos que vivimos dos realidades de país, e institucionales, bastante diferentes”, señaló. No obstante, destacó que las diferencias son las que hacen al proyecto interesante.

Al mismo tiempo, según lo que manifestó, la participación de dos instituciones genera una “complementariedad”. Desde el Instituto de Educación de la Universidad ORT Uruguay, para él, se podrá aportar desde el campo educativo. Desde ARS Chile podrán sumar para entender qué implica la incorporación de las tecnologías en la sociedad.

Porras también recalcó que, hasta el momento, ha habido un trabajo positivo entre los miembros del equipo. Debido a que hace años imparte clases en el Master en Gestión Educativa, ya conocía el trabajo de la Universidad ORT Uruguay, por lo que la comunicación ha sido fácil.

“Mi proyección es que deberían salir resultados bastante interesantes, porque el equipo de trabajo es muy bueno”, sentenció.

La recta final

Al momento del diseño de la investigación, se definieron tres fases. En primer lugar, la elaboración de la tipología: la identificación y caracterización de los centros de formación docente chilenos y uruguayos. En segundo lugar, el análisis de casos. En particular, se optaron por estudiar tres en cada país, de acuerdo al nivel de incorporación y aplicación de las prácticas pedagógicas y de las herramientas de inclusión digital. Por último, la conclusión, es decir, la validación, a través de un panel de expertos y de un intercambio de experiencias entre las instituciones participantes.

En la actualidad, se encuentran en la primera fase, ya que se diseñó y testeó la encuesta online a aplicar en todo el universo de centros seleccionados. Sin embargo, ¿qué resultados trascendentes puede generar el estudio? ¿Cuáles son las expectativas de los investigadores? “En el fondo, estamos en una frontera de conocimiento, en algo que todavía no se conoce mucho, en lo que respecta a tecnología, inclusión y formación de docentes”, sostuvo Porras.

Por tanto, para él, el hallazgo más interesante que podría a llegar a brindar el proyecto es entender hacia dónde seguir mirando: “Un resultado que creo que va a ser muy visible, va a ser una agenda de investigación a futuro”.

También indicó que la información recolectada será de ayuda para orientar las decisiones de las instituciones públicas o privadas, en relación a cómo generar metodologías y herramientas novedosas para la formación docente.

Tejera estuvo de acuerdo. Para la responsable científica, la investigación permitirá “orientar la toma de decisiones –especialmente a nivel de formación docente–, proporcionar estrategias posibles de implementar en organizaciones con contextos similares, así como habilitar el intercambio y la conformación de redes de trabajo”.

“Los resultados de la investigación generarán un impacto relevante en el conocimiento científico sobre la inclusión digital y las ecologías de aprendizaje en el ámbito de la educación superior”, afirmó Tejera, quien agregó que aportará a la “comprensión de la relación entre las tecnologías digitales y el aprendizaje”.