Investigación

¿Cómo impacta la tecnología en la educación?

El 94 % de los encuestados del proyecto Aprendizaje Ubicuo cree que el uso de la tecnología cambió su forma de aprender.

Fecha: 04/06/2018


A pesar de que, en la actualidad, el Plan Ceibal tiene 797.000 equipos en uso, los estudiantes de profesorado prefieren utilizar el celular antes que la ceibalita, en varia de las actividades de aprendizaje que requieren el apoyo de la tecnología. Para navegar por internet, usar las redes sociales o entrar a la plataforma del curso, por ejemplo.

Esa es una de las conclusiones que se desprende del proyecto Aprendizaje Ubicuo: una investigación acerca de la utilización de los dispositivos móviles en las instituciones de formación docente del Uruguay, llevada adelante por académicos del Instituto de Educación de la Universidad ORT Uruguay.

Un factor distintivo: el acceso a la tecnología

Los estudiantes y docentes que participaron del estudio disponen de una gran variedad de recursos tecnológicos a su alcance: el 85 % tiene una computadora portátil del Plan Ceibal, el 78 % smartphone, el 96 % conexión a internet en el hogar y el 81 % accede en el liceo o en el centro de práctica.

Un tercio de los encuestados se suele conectar cuatro horas por día a internet, para realizar tareas relativas al estudio, mientras que un 20 % accede menos de una hora por día.

Sin embargo, gracias a la información obtenida a lo largo de la investigación, no se encontró una relación significativa entre el acceso y el uso. “Los estudiantes y los docentes de profesorado acceden a un dispositivo móvil pero eso no garantiza que después utilicen esos dispositivos”, explicó la Dra. Claudia Cabrera, investigadora del proyecto.

El acceso a la tecnología es una de las variables que los investigadores del Instituto de Educación vienen midiendo desde el inicio del Plan Ceibal. En palabras del Dr. Eduardo Rodríguez, responsable científico del proyecto Aprendizaje Ubicuo, el acceder a los dispositivos es uno de los factores que distingue a Uruguay de otros países de la región y del mundo.

El celular, ¿un socio o un enemigo?

Uno de los hallazgos de la investigación refiere a que los estudiantes utilizan en mayor medida el celular –en relación a la computadora del Plan Ceibal–, en varias de las actividades de aprendizaje que requieren del apoyo de la tecnología.

Por ejemplo, para navegar por internet, usar redes sociales o entrar a la plataforma del curso. Sin embargo, prefieren utilizar la computadora para realizar presentaciones multimedia.

El 68 % de los encuestados señaló que el uso del celular modificó su forma de aprender. Ese mismo número consideró que es una herramienta “bastante útil o muy útil”.

Según Rodríguez, se observó una percepción positiva respecto a cómo la tecnología y, en particular, los dispositivos móviles, están impactando en las experiencias de aprendizaje.

Pero, para los docentes consultados, el celular sigue siendo visto como un distractor, a pesar de la accesibilidad, conectividad y motivación extra que le supone a los estudiantes.

¿Qué pasa en las clases?

Un bajo porcentaje de profesores incorpora la tecnología, de acuerdo a la información relevada por los investigadores. El 60 % de los estudiantes encuestados contestó que ningún profesor le solicitó usar la XO y a el 46 % no le pidieron que utilizaran el celular.

Sin embargo, ¿la tecnología se utiliza con el mismo énfasis en los distintos campos curriculares de la formación docente? “Comprobamos que en las materias específicas es donde más se desarrolla el recurso digital”, puntualizó Rodríguez. “En el núcleo común de didáctica son altos los porcentajes de docentes que casi nunca piden la utilización del celular”, complementó Cabrera.

Estadísticamente, al comparar las distintas modalidades de formación, encontraron poca diferencia en el uso de los dispositivos móviles. Creían que en los cursos a distancia podrían llegar a encontrar un mayor uso de la tecnología, aunque no fue así. “Una hipótesis que se podría plantear es que los comportamientos son estructurales y que van mas allá de los modelos de formación”, indicó Rodríguez.

Los investigadores detectaron una falta de orientación de parte de los docentes acerca de cómo llevar los dispositivos al aula. Un factor que, a su entender, está vinculado a la necesidad de formación de los docentes para utilizar las potencialidades de la tecnología.

Lo que está en el debe

“El aprovechamiento de los dispositivos digitales todavía es incipiente”, aseguró Rodríguez. Si bien son recursos potentes, para él, “persisten mitos que muchas veces son barreras para el uso pedagógico”.

Expresó que el impacto de la tecnología móvil está limitado por un conjunto de factores tanto objetivos como subjetivos. Por ejemplo, por el acceso de la tecnología, la infraestructura tecnológica en los centros, las características de los equipos, así como las resistencias de docentes y directores que prohíben el uso de los celulares en el aula.

Pero Rodríguez destacó dos factores que actúan como impedimento para la innovación: la escasa formación de los formadores y la falta de espacios para la reflexión crítica. Específicamente, en lo que respecta a discutir cómo utilizar la tecnología para favorecer el aprendizaje.

“El desafío hoy está en cómo lograr que la formación docente se convierta en un ámbito en donde no solo se incorpore la tecnología, sino que además lidere el proceso de reflexión pedagógica y se transforme en un motor auténtico para mejorar las prácticas”, concluyó.

Acerca de la investigación

Aprendizaje Ubicuo se trata de un proyecto que responde a la convocatoria del Fondo Sectorial "Inclusión Digital: Educación con Nuevos Horizontes" del año 2016, creado por la Agencia Nacional de Investigación e Innovación y la Fundación Ceibal.

El equipo utilizó una combinación de la metodología cuantitativa con la cualitativa. Para recaudar información, en 2017, aplicaron una encuesta online a 590 estudiantes de 3.er y 4.o año de profesorado del Uruguay. También realizaron 15 entrevistas en profundidad a profesores de didáctica, estudiantes de profesorado e informantes calificados. Por último, hicieron dos grupos de discusión con una muestra de los docentes que participaron en el curso de formación de la Dra. Carmen Yot.

Según lo que manifestó Rodríguez, el proyecto es una propuesta original, ya que no se centra “únicamente en la generación de conocimiento”, sino que combina “investigación, intervención, divulgación y generación de productos”. En concreto, se promovieron espacios de formación académica, un sitio web, una aplicación para teléfonos móviles, así como la difusión de contenidos en redes sociales como Facebook y Twitter.

Galería de fotos del evento

“Evidencias y desafíos para el aprendizaje móvil” se tituló el evento de presentación de resultados del proyecto Aprendizaje Ubicuo. Tuvo lugar el lunes 28 de mayo de 2018, en el auditorio del Campus Centro de la Universidad ORT Uruguay.

Contó con la participación de la Dra. Denise Vaillant –secretaria académica del Instituto de Educación– y del Dr. Eduardo Rodríguez –responsable científico del proyecto Aprendizaje Ubicuo–. También estuvieron presentes la Dra. Claudia Cabrera y el Dr. Juan Pablo Zorrilla, investigadores del proyecto.

Presentación de resultados del proyecto Aprendizaje Ubicuo - Mayo 2018