Testimonio

Un libro que se lee mirando

Testimonios

La Dra. Gabriela Augustowsky recientemente publicó su nuevo libro La creación audiovisual en la infancia. En ese marco, la docente del Instituto de Educación reflexionó sobre el proceso de realización de su obra, así como de los principales temas, interrogantes y desafíos que plantea su investigación.

De qué se trata

“¿Cómo es que los niños hacen películas, siendo producciones audiovisuales tan complejas? ¿Para qué y por qué las hacen? ¿Cuál es el sentido? ¿Las realizan porque, en la actualidad, es más fácil acceder a la tecnología?”, fueron solamente algunas de las interrogantes que incentivaron a la autora a comenzar a investigar.

Si bien indicó que había mucha gente haciendo cine con nenes chiquitos, era “una actividad muy práctica”, en la cual “había muy poca investigación académica”.

Por ello, se propuso el estudio de programas y proyectos que realizaran producciones audiovisuales con niños desde los 3 a los 11 años. Analizó los propósitos, las estrategias formativas, la forma de organizar la tarea. También el lugar del adulto, quiénes son los docentes y la producción realizada. Durante años, vio cientos y cientos de películas realizadas por niños.

De todo ese trabajo se desprendió su tesis, enmarcada en el programa del doctorado en Creatividad Aplicada de la Universidad Complutense de Madrid. La creación audiovisual en la infancia recoge los principales hallazgos de dicha instancia.

Cine hecho por niños

“Hace 100 años atrás los pedagogos, los educadores, los maestros, los didactas, los psicólogos tuvimos que aprender que esos garabatos que hacían los nenes no eran dibujos mal hechos, sino era lo que se llamó ‘dibujo infantil’”, manifestó Augustowsky. En sus palabras, es importante reconocer que los audiovisuales realizados por niños son creaciones “muy particulares”.

Explicó que no son productos acabados, hechos por adultos: “tienen saltos, discontinuidades y las historias son insólitas”. Asimismo, identificó que el juego, la diversión y la ironía son elementos que aparecen como recurrentes en sus trabajos.

“El libro permite ordenar –conceptualmente y teóricamente– una práctica que creció enormemente y que, además, se da a un ritmo muy vertiginoso”, agregó Augustowsky, a pesar de que hay antecedentes que se remontan a la década del 80, con la aparición del video.

Al mismo tiempo, de acuerdo a lo que señaló, “es un libro que se lee mirando”, ya que presenta un sinnúmero de sugerencias audiovisuales para ver.

Un tema necesario

La obra forma parte de la colección “Voces de la educación”, de la editorial Paidós: una colección didáctica que reúne temas educativos emergentes.

Según Augustowsky, en el campo de la enseñanza, hay temas clásicos, urgentes y aquellos que, cuando se los empieza a investigar, empiezan a aparecer como “necesarios”.

Para ella, ese es el caso de la estética escolar: “Muchas de las cuestiones que, desde la mirada más clásicas son ignoradas, terminan siendo parte de la solución a algunos de los problemas”.

“Por supuesto que no se van a resolver los gravísimos problemas que tiene el sistema educativo haciendo cine”, aclaró. “Pero la inclusión de nuevos lenguajes, pensar en cómo son los espacios de enseñanza, cuál es el lugar que tiene y que debe tener el arte para una vida más plena, más justa, es fundamental”, aseguró.

El libro está pensado para docentes en formación o para aquellos que estén ejerciendo dicha profesión. Para realizadores o productores de cine que decidan dar clases aunque, como puntualizó la autora, también puede leerlo todo aquel que esté interesado en la temática.

 

Testimonio publicado en mayo de 2017.