EVENTO

El valor de la innovación para la mejora educativa

Fecha: 08/03/2017

Silvia Umpiérrez –Master en Educación y tutora de postgrados del Instituto de Educación de la Universidad ORT Uruguay–, defendió su tesis doctoral titulada: “El itinerario de la innovación pedagógica. Análisis de experiencias didácticas en ciencias experimentales de la formación inicial docente en Uruguay”. Como resultado de ello, obtuvo el título de Doctora en Educación de la Universidad ORT Uruguay.

Defensa de tesis doctoral de Silvia Umpiérrez - Febrero 2017

¿De qué se trata?

“El problema que da cuenta esta investigación es el desfasaje entre los ritmos de cambio de la educación y los ritmos de cambio de la ciencia, la tecnología y la sociedad”, expresó Umpiérrez, quien tuvo 45 minutos para presentar ante el público y ante el tribunal los principales aspectos de su tesis. La actividad se desarrolló el jueves 23 de febrero de 2017 y tuvo lugar en el auditorio del Campus Centro.

De acuerdo a lo que indicó, se centró en estudiar la innovación pedagógica. En particular, propuestas de aula acotadas, de corto alcance, llevadas a cabo por las comunidades locales, y cuyo empleo de los recursos y de las estrategias didácticas se diferencie del entorno. Además, en palabras de la oradora, la investigación buscó formular recomendaciones para su desarrollo y sostenibilidad.

“¿Cuáles son las iniciativas que existen actualmente?, ¿a qué problemáticas se enfrentan?, ¿cuáles son los factores y procesos que inciden en el surgimiento y la sostenibilidad de la innovación pedagógica, en la formación inicial docente de Uruguay, a nivel de las ciencias experimentales?”, fueron algunas de las preguntas rectoras.

Las características de la investigación

“Mi tesis está impregnada por una cuestión favorable hacia la innovación”, advirtió Umpiérrez. En su opinión, “la educación es una tarea fundamentalmente ética”: “Si yo encuentro un grupo de docentes que está haciendo esfuerzo sistematizado para hacer las cosas diferentes, tengo que pensar que sus propósitos son de mejora”. De todas formas, aclaró que tener dichos propósitos “no quiere decir conseguirlos”.

Al mismo tiempo, explicó que su investigación se basó en una metodología mixta y realizó un estudio de casos múltiples. Empleó encuestas online autoadministradas, entrevistas semiestructuradas en profundidad e hizo un análisis exhaustivo de documentos.

También dio detalles sobre el marco teórico. La exploración le permitió ver que, según diversas pruebas internacionales –a nivel de educación primaria y secundaria–, hay un estancamiento y, en ocasiones, un descenso de los logros de aprendizaje de los estudiantes en el área de las ciencias experimentales.

Sumado a ello, encontró investigaciones uruguayas que demostraron que los docentes de primaria suelen relegar la enseñanza de dicha área de conocimiento, así como que, en educación media, existe una menor tasa de docentes titulados en ciencia.

Algunos hallazgos

“Las políticas educativas con lineamientos claros hacia la innovación existen”, aseguró Umpiérrez. Sin embargo, en sus palabras, “las comunidades no las perciben como una cuestión trascendente”.

Por otra parte, resaltó que la estructura de los cargos actuales en formación de docentes no propician las experiencias didácticas. Por ello, para la tutora de postgrados del Instituto de Educación, es fundamental que los cargos sean más flexibles. También brindar fondos –que se sustenten en el tiempo– para “fortalecer los equipos de gestión de los programas de innovación”.

De acuerdo a la información relevada, Umpiérrez precisó que, además del pago extra por las horas dedicadas a las experiencias, hay una falta de tiempos de encuentros: “Es el mayor obstáculo para las comunidades que se han propuesto innovar”.

A su vez, recalcó la importancia de la planificación estratégica no solo para la generación de la innovación, sino para que se mantenga en el futuro.

Por último, contó una entrevista que tuvo con una gestora, que la marcó. “La creatividad se da en el cosmos y no en el caos”, le dijo. Según su razonamiento, si un sistema educativo tiene una estructura débil, hay desorden: “Si hay desorden, los docentes no tienen tiempo para sentarse a pensar”. En cambio, si hay una estructura fuerte, los docentes, “aunque sean pocas, tienen horas para pensar en la mejora”.

“Un aporte a la investigación educativa”

El rigor científico y la capacidad para tolerar la incertidumbre fueron dos de las virtudes que el Dr. Eduardo Rodríguez Zidán destacó del trabajo de Umpiérrez.

Asimismo, subrayó que la “combinación cualitativa y cuantitativa fue una fortaleza de la tesis” y que el haber trabajado con el colectivo –como unidad de análisis– fue un “hallazgo” y un “aporte a la investigación educativa”, ya que “hay pocos estudios y escasos antecedentes internacionales”.

El coordinador académico adjunto de postgrados del Instituto de Educación –quien se desempeñó como director de tesis– manifestó que el trabajo de Umpiérrez brinda "pistas muy interesantes" que "deberían ser usadas en futuras investigaciones".

Los comentarios del tribunal

“Conociendo lo que es investigar sobre educación, en Uruguay, uno puede hacerse alguna hipótesis de las mil y una veces que tuviste que volver a pensar las cosas, para hacerlas viables”, señaló Adriana Artismuño –Doctora en Ciencias de la Educación y directora del Departamento de Formación Humanística de la Universidad Católica del Uruguay–, quien integró el tribunal como miembro externo.

Por su parte, la Dra. Carina Lion –docente y tutora de postgrados del Instituto de Educación– indicó que todos aquellos que hicieron y dirigieron tesis saben “el trabajo que significa, la resignación de horas a la familia y el compromiso”. Por eso, a su juicio, “se valora mucho” cuando se tiene un corpus empírico como el que la oradora logró.

Finalmente, la Dra. Denise Vaillant –directora del Programa de Doctorado del Instituto de Educación de la Universidad ORT Uruguay–, quien tuvo la posibilidad de hacer un seguimiento del trabajo, hizo hincapié en el “avance extremadamente importante y considerable” de las capacidades investigativas de Umpiérrez.

La reflexión final

“La investigación realizada constituye un aporte valioso para profundizar en el conocimiento de experiencias didácticas innovadoras de ciencias experimentales, en centros de formación inicial docente”, puntualizó Vaillant, quien fue la encargada de leer el acta del tribunal. “La tesis resulta un insumo valioso para las políticas educativas y de formación docente”, añadió.

Además, entre otras cuestiones, enfatizó la “solvencia metodológica” de la candidata doctoral y la revisión de literatura realizada, ya que fue “amplia y apropiada para el objeto de estudio”. “Los resultados denotan el pormenorizado análisis e interpretación de los datos recabados”, concluyó.

Por todo ello, el tribunal resolvió otorgarle el título de Doctora en Educación.

Umpiérrez agradeció a su familia, a su tutor, a los funcionarios del Instituto de Educación, así como a su compañera del Doctorado. También, muy especialmente, a todas aquellas personas que aceptaron participar de su investigación, por su “aporte desinteresado”.

“Todas las virtudes del trabajo se deben a esas personas y los errores son de mi autoría”, finalizó.