EVENTO

El Doctorado en tu país

Fecha: 15/03/2017

En una ceremonia cargada de emoción, Claudia Cabrera obtuvo el título de Doctora en Educación, luego de defender su tesis titulada “La enseñanza de la biología en el turno nocturno durante los primeros cuatro años de la enseñanza media: el caso de la región centro-sur del Uruguay”.

Cabrera, además, es Master en Educación por la Universidad ORT Uruguay. Actualmente, se desempeña como tutora de postgrados del Instituto de Educación de la Universidad ORT Uruguay.

Defensa de tesis doctoral de Claudia Cabrera - Febrero 2017

El foco del trabajo

“¿Cuáles son y cómo se caracterizan las estrategias de enseñanza que utilizan los docentes de biología, del turno nocturno, en las clases de los primeros cuatro años de enseñanza media?”, fue la pregunta de investigación que se formuló Cabrera.

Durante la defensa –que tuvo lugar el viernes 24 de febrero de 2017, en el auditorio del Campus Centro–, contó que su trabajo se trató de un estudio de caso. Estuvo focalizado en la región centro-sur del Uruguay, que incluye a los departamentos de Durazno, Florida y Flores.

A pesar de que ponderó lo cualitativo, utilizó el método mixto: realizó encuestas y entrevistas en profundidad, miró diversas clases y empleó entrevistas de estimulación del recuerdo.

En particular, se detuvo a explicar esta última técnica, que la aplicó a seis profesores de biología. Antes de entrevistarlos, observó sus clases, las filmó y sacó fotos a los momentos más relevantes. Luego, ese material fue editado y proyectado, con el objetivo de conocer qué decisiones toman para el diseño de las estrategias.

“El docente puede reflexionar mejor si uno evoca el momento que se está preguntando”, aseguró.

Una visión positiva

Cabrera aclaró que prefirió hablar de “desvinculación” o “desafiliación”, en lugar de “deserción”. En sus palabras, los individuos “no son desertores”, sino que “fueron vulnerados en sus derechos” y, como consecuencia de ello, se produjo el alejamiento del sistema.

También sostuvo que, uno puede leer su tesis y decir “qué lindo todo lo que hacen los liceos nocturnos, son maravillosos”. Sin embargo, para ella no es así, ya que su visión estuvo focalizada en una postura ética, tendiente a recuperar las buenas prácticas.

“El respeto hacia los docentes es una posición de vida”, dijo. Añadió que es fundamental “ser respetuoso” de dicha profesión, dado que está convencida de que los docentes hacen “lo mejor que pueden”.

Los estudiantes y sus características

La investigación de Cabrera le permitió obtener una caracterización de los estudiantes que concurren al turno nocturno de educación media.

En la presentación –donde tuvo alrededor de 45 minutos para explicarle al tribunal y al público los elementos fundamentales de su tesis doctoral– seleccionó lo más significativo para dar cuenta de su heterogeneidad.

Por ejemplo, su edad. Si bien la media es de 22 años, el rango de estudiantes va desde los 15 a los 49 años.

De la misma forma, en palabras de la tutora de postgrados del Instituto de Educación, hay una diferencia “muy grande” en las biografías escolares, en los años de rezago y en las obligaciones laborales y familiares.

¿Por qué se desvinculan del sistema educativo? Además del trabajo o por motivos domésticos, las entrevistas y encuestas realizadas por Cabrera confirmaron que también se alejan por estar desmotivados.

“Es una realidad compleja”, sentenció.

La situación docente y algunas recomendaciones

Existen escasos espacios para que los docentes se reúnan a pensar estrategias en conjunto. Eso fue lo que expresó Cabrera, quien también detectó una falta de recursos humanos en los centros educativos. En otras palabras, de individuos que se encarguen del seguimiento de los estudiantes.

A pesar de ello, en base a la evidencia recolectada, observó que los profesores son “conocedores de las dificultades y potencialidades de los estudiantes”.

¿Qué hacer? “Frente a esta realidad heterogénea, se debe realizar un abordaje heterogéneo”, manifestó la oradora. A su juicio, de otra manera, no se atiende a las necesidades de los estudiantes.

Asimismo, dijo que es fundamental potenciar la escucha, la empatía, la flexibilidad y la adaptación, así como construir redes a nivel institucional, ya que “la clase de biología es una de las piezas dentro del gran puzle que es la institución”.

Por último, hizo hincapié en “no hacer una mirada simplista”: “No toda la responsabilidad está en lo que hacen los docentes, dentro del aula, para que se queden”. “Estas son acciones que toman los docentes para que no se vayan”, concluyó.

Las reflexiones sobre el trabajo

Un proceso de “mucho diálogo”. Así fue como la Dra. Carina Lion definió la instancia de elaboración de la tesis. La profesora visitante de la Universidad ORT Uruguay –quién fue la directora de tesis de Cabrera– indicó que dialogó mucho “con los datos, con los docentes y con todos los actores involucrados”. También con el método, ya que articuló lo cualitativo y lo cuantitativo.

Por su parte, la miembro externo del jurado, Elsa Meinardi, brindó sus comentarios a través de una videoconferencia. La Dra. en Biología e investigadora en el Centro de Formación e Investigación en Enseñanza de las Ciencias (CeFIEC) de la Universidad de Buenos Aires subrayó que el recorrido que hizo Cabrera, respecto al marco teórico, fue “muy amplio”. Agregó que la manera que comunicó sus hallazgos fue “realmente un gusto” y que “una buena tesis no cierra un tema, sino que lo abre”. Por ello, le dio la bienvenida a “nuevos desarrollos”.

El tribunal se completó con la presencia de Celia Rosemberg –docente y miembro del Comité Académico del Doctorado en Educación de la Universidad ORT Uruguay– y de Eduardo Rodríguez Zidán –coordinador académico adjunto de postgrados del Instituto de Educación–.

Rosemberg insistió en que la incorporación del método de estimulación del recuerdo fue “muy relevante”, dado que el docente puede reflexionar sobre su accionar, pero también tiene una faceta de intervención, ya que le permite “modificar su práctica”. Al mismo tiempo, destacó el compromiso ético y la comprensión del otro, por parte de Cabrera: “Presentás el dato pero siempre volvés al sujeto. El dato cuantitativo es importante pero siempre esta atrás la persona”.

“No es sencillo comunicar a través de diseños potentes y lógicos”, resaltó Rodríguez Zidán. En su opinión, cuando sucede, se llega a un “nivel de abstracción suficientemente complejo”, que da cuenta del camino recorrido. Para finalizar, puntualizó que “todos los componentes del diseño están muy bien fundamentados y son pertinentes al objeto y a las preguntas de investigación”.

El resultado

“La investigación se focaliza en un tema de alto interés y relevancia educativa”, estableció el fallo del tribunal, que fue leído por Rodríguez Zidán.

Entre otras cuestiones, precisaron que Cabrera realizó una “revisión profunda de la literatura”, que la presentación dio cuenta del “conocimiento y del proceso realizado” y que respondió las “preguntas con seguridad y reflexión crítica”.

“Los hallazgos y conclusiones de la tesis aportan nuevo conocimiento y abren líneas de investigaciones futuras”, detallaron. “La divulgación de los resultados constituirá una referencia que permitirá comprender e interpretar cómo inciden ciertas estrategias de la enseñanza de la ciencia, en los centros de educación media con altos índices de desafiliación”.

Por todo ello, el tribunal consideró que la candidata reunió ampliamente los requisitos para la obtención del título de Doctora en Educación.

Gracias y más gracias

Cabrera agradeció a su familia, por creer siempre en ella. A sus amigas, que le dieron “la contención afectiva necesaria, para seguir aprendiendo”. A su tutora, por ser su apoyo permanente. También a sus compañeros y docentes del doctorado, ya que la ayudaron a dar lo mejor, en cada etapa.

A quienes son o fueron sus estudiantes, por desafiarla “permanentemente”. No se olvidó de los docentes, estudiantes y directores de los tres liceos que estudió y que, muy generosamente, permitieron que llevara adelante la investigación.

Por último, dijo que hay personas como ella, que se les hace imposible ir al exterior a realizar el doctorado. Por ello, agradeció especialmente a la Universidad ORT Uruguay y al Instituto de Educación, debido a que está terminando este proceso porque le “dieron la oportunidad” de realizar el doctorado en su país.